Los juicios sobre los demás.


Cuando se habla de la amistad ideal,dos conceptos adquieren gran relevancia:la “aceptación” de los demás y el “no juzgar” a los demás: “el jamás me juzga…”,”ella me acepta como soy…”,”él me ama sin condición…”. El mensaje que transmiten: “Puedo intimar con las personas que no me juzgan ni me critican”.
Cuando dejamos de juzgar y analizar a la gente,nuestra relación con ella se hace más estrecha.También ocurre lo contrario.
Cuando analizamos y criticamos a los demás,se ensancha la distancia entre ellos y nosotros.
Quizá alguien pueda alegar “pero yo soy muy inteligente,Soy un intelectual.Tengo que elaborar juicios sobre los demás,todo el tiempo.”
Tal vez tenga razón,pero en un momento determinado te será provechosos establecer un límite.Acuérdate del libro del Tao. No tienes porque juzgar  nadie;se puede apreciar a las personas como se aprecia una rosa o una canción.No tienes que vivir analizándolas,criticándolas y haciéndolas trizas.
Cuando dejamos de juzgar incesantemente a los demás,encontramos una profunda paz mental. ¡Con que frecuencia la gente critica la forma de de sus amigos!
“Está demasiado gorda como para ponerse ese vestido”
“¡Qué estúpido si se casa con esa tipa!”
“Frank debería empezar a mover el trasero y conseguirse un trabajo decente”
“¡Se les podría haber ocurrido algo mejor que gastarse todo si dinero en un BMW”
¿Te suenan conocidas esas frases? Cuando juzgamos en que deberían emplear los demás su tiempo,dinero y existencia,saboteamos nuestra paz mental;nos sentimos perturbados porque las cosas no son “como deberían ser”.Cuando pretendemos que la gente cambie,nos tensionamos y ¡nos hacemos odiar!
Siempre existirán vagos,pillos,fanfarrones,adictos al trabajo, alcohólicos,botarates,trasvestistas,ricos,pobres,gordos,flacos independientemente de lo que tú opines al respecto. Si eres flexible y dejas a la gente vivir su vida,te ahorrarás muchísimo estrés.
La paz mental deriva de un cambio de actitud,no de circunstancias.
¿Y quienes somos nosotros para juzgar lo que los demás deberían hacer?
Además,debido a que se aprende mucho de los propios errores, ¿ no te parece sensato permitir que los demás generen sus propios “errores” y experiencias de aprendizaje,mientras nosotros nos concentramos en mejorar nuestras propias vidas?

Este texto pertenece a un muy buen libro llamado: “El libro de los amigos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s